Colección de discursos agrupados numéricamente

3.53. Cierto brahmán

Entonces, cierto brahmán se acercó al Bienaventurado e intercambió con él cordiales saludos. Cuando concluyeron sus saludos y amables palabras de bienvenida, se sentó a un lado y dijo al Bienaventurado:

“Maestro Gotama, se ha dicho: ‘El Dhamma directamente visible, el Dhamma directamente visible’. ¿De qué manera, maestro Gotama, el Dhamma es directamente visible, inmediato, invitando a uno a venir y ver, aplicable y personalmente experimentable por el sabio?”.

“Brahmán, alguien excitado por la codicia, superado por la codicia y con la mente obsesionada por ella, piensa en su propia aflicción, en la aflicción de otros y en la aflicción de ambos, y experimenta insatisfacción mental y abatimiento. Pero cuando abandona la codicia, no piensa más en su propia aflicción, en la aflicción de otros ni en la aflicción de ambos, ni tampoco experimenta insatisfacción mental ni abatimiento. Es de esta manera, brahmán, que el Dhamma es directamente visible, inmediato, invitando a uno a venir y ver, aplicable y personalmente experimentable por el sabio.

“Brahmán, alguien que está lleno de odio… experimenta insatisfacción mental y abatimiento. Pero cuando abandona el odio, no piensa en su propia aflicción… ni tampoco experimenta insatisfacción mental ni abatimiento. Es de esta manera también, brahmán, que el Dhamma es directamente visible, inmediato, invitando a uno a venir y ver, aplicable y personalmente experimentable por el sabio.

“Brahmán, alguien que está engañado, superado por la falsa ilusión y con la mente obsesionada por ella, piensa en su propia aflicción, en la aflicción de otros y en la aflicción de ambos, y experimenta insatisfacción mental y abatimiento. Pero cuando abandona la falsa ilusión, no piensa en su propia aflicción… ni tampoco experimenta insatisfacción mental ni abatimiento. Es de esta manera también, brahmán, que el Dhamma es directamente visible, inmediato, invitando a uno a venir y ver, aplicable y personalmente experimentable por el sabio”.

“¡Excelente, maestro Gotama! ¡Excelente, maestro Gotama! El maestro Gotama esclareció el Dhamma de diferentes maneras, como si enderezara lo que estaba torcido, revelara lo que estaba oculto, mostrara el camino a los que estaban perdidos o sostuviera una lámpara en medio de la oscuridad de manera tal que los de buena vista pudieran ver las formas. Ahora voy por refugio al maestro Gotama, al Dhamma y al Sangha de los monjes. Que el maestro Gotama me considere como su seguidor laico a partir de ahora, que ha ido por refugio de por vida”.